Trucos para aprender un idioma e incluso convertirte en políglota

La alta competitividad en el campo laboral, exige cada vez más empleados capacitados y preparados en distintos aspectos, destrezas y habilidades. En donde, el aprender un nuevo idioma siempre será requerido y un plus para escalar posiciones dentro de tan competitivo mundo.

Pues bien, para muchos puede resultar complicado e incluso aburrido adentrarse en el mundo del aprendizaje de un nuevo idioma, pero para otras personas, como mi amigo Juan Simón, que se encarga del área publicitaria en una multinacional, esto se ha convertido más bien, en un pasatiempo.

Hablando y escribiendo de manera pulida cinco idiomas (y en aprendizaje del sexto, acentúa) le pedí que me ayudará en el desarrollo de dicha cualidad, para por lo menos empezar a manejar un segundo idioma. Como me gusta socializar los conocimientos, ahora te pido que tomes lápiz y papel y apuntes lo que me recomendó Juan Simón.

Parte de lo básico

Tal vez por la ansiedad de avanzar y observar logros en poco tiempo, algunas personas se saltan los aspectos introductorios al nuevo idioma que se desea aprender, siendo el resultado un completo fracaso. Entonces ¿Qué se debe hacer? Fácil, empieza por lo básico y común del idioma. Y es que en todo idioma, existen máximo 100 palabras, que son las que se usan con mayor frecuencia, por lo que si empiezas por allí el aprendizaje, los resultados serán más satisfactorios. Ya que se estaría manejando un compendio de palabras y estructuras de oración sencillas.

Interactúa con diálogos en el idioma que se desea aprender

Si las personas supieran cuan productivo resulta aprender otro idioma, tan sólo conversando con alguien que ya lo sepa, seguramente ni cursos harían. Y es que la mejor manera de aprender un idioma desconocido, es escuchando la pronunciación del mismo, tratando de interpretar lo dicho y responder en correspondencia.

Practica  una y otra vez

Cuando te halles solo, fuera del curso, de la interacción o simplemente durante un tiempo libre, procura practicar en tu mente lo aprendido hasta el momento. Por programación cerebral, estos predispuestos a pensar en el idioma materno, sin embargo, esto puede cambiarse y proceder a pensar en el idioma que se desea aprender. Procesar las palabras y frases aprendidas, la pronunciación, además de procurar formar nuevas ideas y expresarlas, siempre resulta una buena opción de aprendizaje.

Ten a tu alcance un diccionario

No es necesario que consigas el más completo de todos, que posea más de cinco mil páginas y debas colocarle ruedas. Con uno de bolsillo será suficiente. No sólo servirá para traducir de inmediato aquella palabra desconocida que te genere duda, sino que además, podrás trasladar palabras desde tu lengua materna hasta la que deseas aprender, y de esta manera seguir fortaleciendo su aprendizaje. Si te parece tonta o desactualizada la idea del diccionario de bolsillo, entonces descárgate una buena aplicación del mismo en tu Smartphone.

Incorpora el nuevo idioma de forma sutil

Aprender un nuevo idioma, no tiene por qué ser aburrido, puedes lograrlo si progresivamente comienzas a escuchar música y leer libros, periódicos y otro tipo de informaciones en el nuevo idioma. Una idea muy buena es ver películas subtituladas.

Que tu teléfono inteligente y computador te ayuden

Este truco, tal vez lo sepas porque es muy divulgado, pero no puedo dejar de mencionarlo porque de verdad me resulta muy sencillo e interesante. Si cambias el idioma de tus dispositivos tecnológicos, cada vez que los utilices estarás practicando y aprendiendo.