Las seis normas básicas de convivencia ciudadana

El hombre es un ser gregario, un animal social. Esto no es nada nuevo, se sabe desde la época de la prehistoria, cuando nuestros ancestros se asociaban para colaborar entre todos en las labores de caza de animales de gran tamaño, que estando solos no podrían hacerlo.

Posteriormente, comenzamos a agruparnos en sociedades, para satisfacer nuestras necesidades básicas, y es a partir de allí, que se comienzan a desarrollar los sistemas económicos, políticos, y sociales principalmente. Además, para que se garantice el buen funcionamiento de dichas agrupaciones, comienzan a surgir las reglas, normas y leyes.

Esto no es más que un compendio de principios de obligatorio cumplimiento para todos los individuos que vivan en sociedad. Ahora bien, además de las establecidas de forma legal, existen las denominadas normas de convivencia, que buscan garantizar la armoniosa interacción cívica de las personas, sin que tenga que mediar un ente jurídico, sólo basado en la educación y responsabilidad de las personas.

En este sentido, se tienen como básicas o fundamentales algunas normas de convivencia, que aun al sol de hoy se siguen considerando fundamentales para el sano desenvolvimiento de las sociedades, pudiendo identificar además que su irrespeto deriva en problemas sociales.

Además, se considera que dichas normas deben inculcarse en los niños a la par incluso que el aprendizaje del alfabeto, para que formen parte de su esencia. Y la mejor manera de enseñar, es con el ejemplo. Así que veamos pues, cuales son aquellas normas de convivencia básicas.

Saluda

Es fundamental que los buenos modales sean enseñados y reforzados desde la casa. No se debe dejar esta tarea a los maestros de las escuelas, es deber de los padres y el resto de la familia, dar a conocer desde el primer momento a los más pequeños del hogar, que se deben poner en práctica los buenos modales. Siendo saludar uno de ellos.

Independientemente de conocer o no a la persona con la que se cruza en el camino, en la calle u otro sitio, se debe saludar de manera cortes, tranquila y amena. Sin groserías, atropellos ni ofensas. Bastará con hacer referencia al momento del día en el cual se encuentran: buenos días, buenas tardes, buenas noches.

Despídete

De igual manera, si es momento de retirarte de algún lugar, y debes cruzarte en el camino con muchas personas, o te encontrabas compartiendo o rodeado de ellas, se debe anunciar el retiro de manera cortes. Es por ello, necesario despedirse. Un hasta luego o hasta mañana serán suficientes.

Agradece

Si alguien ha sido amable contigo, te ha hecho un favor o incluso es prestador de un servicio que uses, siempre se debe ser amable y cortes y agradecer por la acción realizada.

Responde

Si alguien te hace una pregunta, pese a no conocerle, procura responderle amablemente. Aun cuando no ´puedas satisfacer su curiosidad, por no contar con la respuesta deseada, no responder es desagradable y grosero.

Pide permiso

Si vas a tomar algo prestado, lógicamente es porque no te pertenece, entonces es fundamental pedirlo prestado antes, pues de lo contrario es un abuso de confianza. De manera similar, si debes atravesar un sitio o interrumpir una situación, se debe pedir permiso para hacerlo.

Discúlpate

Si has cometido algún error, has tropezado con alguien o algo propiedad de alguien más, se debe pedir disculpas inmediatamente, para que la persona en cuestión sepa que se está arrepentido de lo sucedido, que no volverá a ocurrir y que fue accidental.