De cómo las Tics se adueñaron del proceso educativo

Indudablemente, vivimos en un mundo cambiante, las sociedades se mueven a ritmo vertiginoso y gran parte de responsabilidad, la tiene la tecnología y sus múltiples invenciones y avances. Es por ello, que los procesos educativos si desean seguir contando con vigencia, han tenido que actualizarse a la luz, de dichas transformaciones, o de lo contrario, quedarían desfasados de la realidad.

Pero ¿que implica realmente la incorporación de la tecnología de comunicación e información, en adelante Tics, en el proceso de enseñanza – aprendizaje? Pues se ha convertido en una ventana abierta a nuevas posibilidades, que ofrece numerosas ventajas pero también riesgos latentes sino se sabe orientar correctamente al respecto.

Es por ello, que en este post, deseamos poner a disposición del lector un análisis concreto de la realidad que representan las Tics para la educación, desde un enfoque que considere las posibilidades, amenazas e incluso retos que implican para el educador y sus estudiantes.

Ni buenas, ni malas, las Tics son sólo herramientas

Aunque al sol de nuestros días ciertamente existan muchas personas de la vieja escuela, que prefieran el uso de libros y cuadernos, lo cierto es que cada vez más, el sector tecnológico ha ido ganando campo en las aulas de clases, por lo cual se va haciendo casi una necesidad, el contar con las Tics para fortalecer el proceso educativo.

Pizarras digitales, mesas interactivas, computadores, tablets, proyectores de imágenes, softwares y programas, son sólo algunas de las formas, en las cuales las Tics ingresaron a las aulas de clases.

Lo bueno

Si se saben utilizar adecuadamente, las Tics se convierten en un complemento al programa pedagógico curricular planificado, en una herramienta más para facilitar la adquisición de conocimientos. Y no sólo eso, sino que al cambiar la manera en la cual se divulga la información y conocimientos a los estudiantes, otorga un carácter interactivo y participativo a los mismos, estimulando además su creatividad.

Y por si fuera poco, dicha tecnología, abre todo un campo de posibilidades en lo que respecta a la educación a distancia, expandiendo un horizonte de posibilidades para aquellas personas hasta ahora excluidas del sistema educativo tradicional.

Lo no tan bueno

Si no se saben manejar de manera adecuada, las Tics podrían convertirse en una amenaza importante para la educación, sobre todo porque abstrae al estudiante de la atención que debería otorgar a las explicaciones del docente. Pero además, existen otros riesgos que deben considerarse.

Como por ejemplo, la adicción a determinados programas, chats, videojuegos, pueden incidir en el normal desarrollo psicosocial de los estudiantes, generando aislamiento y barreras comunicacionales de gran trascendencia.

Desafíos

Entonces pues, lo más importante es buscar une estado de equilibrio, dentro del cual las Tics permitan saciar y complementar la búsqueda de información, a la par que se fortalece principios que regulen su optima utilización.