Conoce los síntomas del cáncer testicular

Aunque este tipo de cáncer no representa el más común en la población masculina, lo cierto es que en los hombres jóvenes (entre 25 y 35 años) esta constituye la principal causa de muerte por quienes desarrollan cáncer en ese periodo.

Las muertes por cáncer testicular en un alto porcentaje de los casos vienen determinadas por la ignorancia de los síntomas, lo que se define en diagnósticos tardíos, es decir, en etapas en las que la enfermedad ha avanzado a otros órganos.

Lee información médica sobre el cáncer testicular

Las nuevas campañas preventivas de esta enfermedad, que en todas sus modalidades ha cobrado millones de vidas, nos invitan a conocer nuestro cuerpo y a mostrarnos alertas ante cambios repentinos sin causas aparentes. El cáncer es una enfermedad silente, que camina de puntillas en nuestro interior, mientras que poco a poco, va consumiendo nuestra vitalidad. Realizar una detección a tiempo puede marcar una diferencia de vida o muerte, por ello a continuación te explicamos los signos que debes considerar para el diagnóstico certero de esta enfermedad.

¿En verdad es cáncer en mis testículos?

En general debes mostrarte atento si notas un cambio en esa zona, ya que las variaciones que no encuentren explicación en procesos naturales de tu fisonomía deben ser consultadas con un doctor. Por alguna extraña razón, muchas personas se manejan desde la incredulidad cuando encuentran evidencias del diagnóstico, lo que quiere decir, que tratarán de ignorar la presencia de las señales de alerta, o se refugiarán en explicaciones descabelladas.

La realización de un sondeo periódico en esa zona es una acción que te permitirá identificar cualquier alteración o cambio importante. Si evidencias alguno de los síntomas que te presentamos en lo sucesivo, entonces debes acudir a un chequeo en forma inmediata.

Crecimiento de las mamas

Si observas un crecimiento en tu zona pectoral, que no está asociado al uso de medicamentos con hormonas (en cuyo caso debes realizar la acotación de este efecto al doctor) o a la realización de ejercicios, entonces es posible que esto se deba al desarrollo de un cáncer testicular, ya que el organismo suele segregar altos niveles de una hormona llamada gonadotropina coriónica, cuando presenta esta enfermedad.

Aumento del tamaño de testículos

Si observas que tus testículos han cambiado de tamaño, esto es una señal de alerta, ya que ningún proceso del organismo puede dar explicación a un aumento en las dimensiones de esta zona, por lo tanto esto es una evidencia del desarrollo de un cáncer.

Masa irregular

Todo hombre presenta en condiciones normales dos testículos que se encuentran contenidos dentro de unos sacos de piel blanda conocidos como escrotos. Si al tocarte en esa zona, notas la presencia de una protuberancia, es un indicio de una alteración en tus actividades celulares en la zona.

Sensación de peso

El cáncer involucra el desarrollo de un tumor, producto de la alteración en el crecimiento y división de las células, por ello, quien manifieste esta enfermedad tenderá a desarrollar masas tumorales. Un tumor en la región de los testículos podría despertar una sensación de pesadez, ya que en efecto se está generando una masa adicional.

Cansancio constante

Si muestras cansancio y fatiga, y esto no está justificado por esfuerzos y actividades extenuantes, esto es un signo de que en tu cuerpo podría estarse desarrollando una actividad celular descontrolada. Las personas que desarrollan cáncer suelen mostrarse cansados, incluso si pudieron acceder a una jornada de descanso reparador.

Dolor

Si sientes unas punzadas en la zona, o sensaciones de calambres, entonces es aconsejable que recurras a una evaluación médica para despejar un posible cáncer de testículos. Aun cuando el dolor sea soportable, no es normal que desarrolles molestias en esa zona.

Otros síntomas

Aunque en general, podemos encontrar estos síntomas en estadios avanzados de la enfermedad, es importante resaltar que un paciente con esta enfermedad testicular puede presentar: dolor en la espalda baja, dificultad para respirar con normalidad y dolor en la zona abdominal a la altura del vientre. Lamentablemente, cuando se evidencian estas señales, se trata de que el paciente ha alcanzado una fase terminal.